Bienvenidos a La Palestra Noticias, la revista cultural de La Palestra Ediciones, donde encontrarás notas y entrevistas a aquellas personas apasionadas por su disciplina: Cultura Deporte, Literatura, Viajando, Astrología y Corpore Sano son nuestras secciones.  

julio 2022

La luz de mis dedos

Entrevista a Alerus Ruiz

Por Binizaa Alonso

Pasar por la puerta de un museo o galería y entrar no tiene ningún sentido para las personas con impedimento visual, pues, en lo cotidiano, difícilmente podrán llegar a experimentar y disfrutar las obras de arte pictóricas, las esculturas monumentales o las maravillas arquitectónicas que el ser humano ha creado a lo largo de la historia artística. 

Alerus Ruiz

 

Oaxaca, febrero 2022

Los espectadores presentes estaban escuchando atentamente cómo es que la versatilidad de la belleza puede conectarse con todos los sentidos del ser humano excepto uno: la vista. Una vez escuché que los ojos son la puerta del alma y que, a través de ellos, es posible reconocer la luz que traspasa a las personas... «aunque difícilmente se logre percibir solo con los ojos abiertos la energía guardada de cada humano», esto pensaba yo en mi burbuja de cristal mientras esperábamos con ansias entrar a la Casa de Enmolarte y conocer las obras del artista  Alerus Ruiz.

Lo desconcertante fue cuando empezaron a vendarnos los ojos para vivir la experiencia de confiar en los otros cuatro sentidos por unas cuantas horas. Me tomaron de los brazos y me guiaron dentro de la sala para conocer a cada integrante –como si fuera una familia— de las piezas que conforman la muestra. La voz, que iba guiándome y susurrándome al oído, creó un misterio latente.

Mi curiosidad se despertó al momento de estar tocando cada textura de los materiales de los que estaban hechas las obras, pero después de unos segundos comencé a percibir también aromas demasiado naturales: dulces, picosos como si estuviera viajando a mis memorias del pasado y donde mi hipocampo comenzó a mostrarme imágenes y recuerdos nítidos. Comencé a experimentar cierta incertidumbre al querer interpretar las piezas que se acomodaban lentamente en mi falsa ceguedad. Pese a que no los veía, podía escuchar y palpar con la yema de mis dedos. Recuerdo que había rostros muy raros expresando libertad, identidad, belleza, origen y renacer. Al mismo tiempo, los otros espectadores aplaudían el ingenio y la creatividad de Alerus Ruiz por haber construido un proyecto verdaderamente incluyente.      

Pero la pieza de los rostros (cuyas sonrisas eran una alegoría del éxtasis y el regocijo por ser los actores principales de la exposición) no eran los únicos protagonistas. También sentí el viento de los colibríes que me llevó a estar con ellos y a conocer su plumaje por medio de una sensibilidad que en mí que desconocía. Fue en ese momento cuando decidí quitarme el vendaje. Una vez que mis ojos se acostumbraron nuevamente a la luz, me encontré con una sala llena de contrastantes colores. ¡No podía creer las grandes obras que mis manos habían recorrido!

 

 

Alerus Ruiz nació en San Francisco, Ixhuatán, es licenciado en Educación Primaria y tiene una maestría en Educación. Inició su carrera artística con diferentes muestras de pintura mural en Ayotzinapa, donde estudió. Esta última muestra está compuesta por treinta y tres piezas de diferentes formatos y técnicas mixtas sobre tela y MDF. «La luz de mis dedos» es una propuesta transgresora que busca ofrecer una experiencia única a personas invidentes y débiles visuales.

En esta nota les presentamos un acercamiento a las obras de viva voz de su creador.

—¿Cómo decidiste crear estas obras que hoy forman esta muestra?

—Todo comienza con tres puntos importantes que sostienen a la obra completa. Por un lado, se utilizaron materiales orgánicos y comestibles como lo son el café, el mole, la cúrcuma y flores entre otras fuentes naturales (que se convierten en lo más íntimo de uno mismo). Me he dado a la tarea de romper, transformar y explorar aquella estructura comestible con la intención de crear Arte con recursos que estén al alcance de todos.

El segundo punto importante en la construcción de este proyecto es hacer al arte más incluyente para con las personas con discapacidad, sobre todo los invidentes.

Por último, pienso que toda obra y proceso creativo tiene que generar movimiento, es decir que no solamente quede en una visión vacía dentro de la mirada del espectador o del autor. Soy de la idea que para que esto se considere arte tiene que generar una actitud.

—¿Cómo es tu proceso creativo?

—Todas mis obras empiezan y se caracterizan por tres elementos: el volumen, la textura y relieve. Yo inicio con el modelado de cada pieza y las manipulo dándoles forma y vida por medio de las principales herramientas, que son mis manos. Lo interesante son las emociones que se generan y nacen a través de los dedos cuando se está trabajando con piezas que requieren el uso y sensibilidad de las manos. Por ello es que nace la idea de la inclusión, de que los espectadores puedan tocar las piezas con las suyas propias, con los ojos vendados, con el fin de crear la misma conexión que sentí yo al hacer cada pieza.

    

—Contanos sobre la obra de los rostros.

—Puedo decir que todos tienen los ojos cerrados y llevan como nombres ideas, por el hecho de que toda creación viene de lo íntimo de conectar con uno mismo y, por un momento, dejar de ver el exterior y concentrarnos en el interior del alma con la intención de renacer o emerger desde nuestro yo interior, para saltar y romper esa barrera social que nos oprime.

—Sobre la obra de los colibríes...

—Otra de las piezas consideradas importantes para mí es la de los colibríes por el significado que cargan de ser dadores de vida (en sentido de la polinización). También existe, desde una visión cosmológica, quienes los consideran guías espirituales que llevan y traen mensajes del más allá.

—Sobre la pieza «Origen».

—Dentro de todas mis piezas creadas, hay una que representa al Estado de Oaxaca que lleva el nombre de «Origen» por el concepto que se le ha añadido: el de ser un estado pluricultural o pluriuniverso: Oaxaca se encuentra formado por muchos mundos.

—¿En qué momento de tu vida decidiste ser artista o de dónde te nace serlo?

—Lo que te puedo decir es que todo nace desde la INSPIRACIÓN. En el momento en el que veía a mi padre hacerme dibujos en mi cuaderno cuando yo era pequeño, se me venía a la mente querer hacer esos dibujos. Me encaminé hacia una disciplina artística participando de talleres de dibujo, de pintura mural, escultura; siempre recordando ese bello momento.

Por otra parte, tengo que confesar que dentro de mi familia hay una persona ciega, mi sobrino, y con él he experimentado y compartido grandes emociones y sentimientos que nos convergen en el mismo espacio del arte. De modo que mi segunda inspiración en este proyecto comienza con él.

Esta exposición se pudo llevar a cabo gracias a Casa Enmolarte, espacio que abrió sus puertas a talleres artísticos para quienes estén interesados en aprender o ejecutar proyectos teniendo presente la inclusión en el arte y así llevar adelante ideas grandes, creativas y transformadoras.

Como siempre, para conocer un poco más a nuestro entrevistado, la invitamos a responder el Cuestionario La Palestra. 

Cuestionario La Palestra

El juego es sencillo, te pasamos seis preguntas de las que él tenía que elegir cinco para contestar. Existe una única regla: cada pregunta debe estar respondida en una oración.

El desafío: el poder de síntesis.   

¿Cómo describirías al Destino?

Es la consecuencia de mi acción en la cotidianidad.

¿Cuál es la perdición de la humanidad? 

El libre alberdrio es la perdición y la esperanza de la humanidad.

¿Quién o qué es Dios? 

Es el pensamiento más benevolente y la acción congruente del sujeto.

¿Qué es la pintura para vos?

Es la expresión de libertad del yo cuando está solo.

¿Qué es el Arte en tu vida?

Un escaparate de mis pensamientos cotidianos.